Publicado hace 4 meses el 19 diciembre de 2017 en Bromatología

Recomendaciones para la temporada de calor

La dirección de Bromatología de la Municipalidad de Chacabuco desea difundir a la población un informe emitido por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) sobre la prevención de enfermedades transmitidas por los alimentos.

La temporada de calor es un momento propicio para disfrutar de las comidas y el aire libre. Sin embargo, en algunas ocasiones, los descuidos a la hora de preparar y consumir alimentos pueden ocasionar riesgos para la salud. Es por este motivo que la ANMAT ha elaborado una serie de recomendaciones, a fin de prevenir las enfermedades transmitidas por dichos productos.

– Al realizar las compras, comience por los productos que no necesitan refrigeración y deje para el final los perecederos como carnes, pescados, aves, lácteos y productos congelados. Confirme que los productos congelados se conserven a la temperatura indicada en el envase y, de no ser así, infórmeselo al encargado del local. Si solicita el envío de la mercadería a su domicilio, asegúrese de que estos productos hayan permanecido el menor tiempo posible a temperatura ambiente. Al recibirlos, colóquelos inmediatamente en el refrigerador y/o freezer.

– Utilice agua potable, no sólo para lavarse las manos y los utensilios que va a utilizar, sino también para preparar hielo, jugos o mamaderas.

– Lave sus manos y las superficies de la cocina con frecuencia.

– Las frutas y verduras deben lavarse cuidadosamente antes de ser consumidas, para evitar tanto la contaminación microbiana como la presencia de productos químicos.

– Cocine completamente los alimentos antes de consumirlos (carnes y pollos no deben estar de color rosado en su interior).

– Durante los días de calor, los alimentos listos para consumir no deben permanecer fuera de la heladera por más de una hora antes de ingerirlos, recalentarlos, refrigerarlos o congelarlos. Deseche sobrantes de comida que hayan permanecido sin refrigeración un tiempo mayor al mencionado.

– Evite cortar la cadena de frío pues, en el verano, los alimentos son más susceptibles al desarrollo microbiano. Respete esta recomendación incluso en el picnic y en la playa. Transporte siempre los alimentos en forma refrigerada (heladera) y protegidos del sol. Si esto no es posible, elija alimentos que soporten mejor las condiciones de temperatura ambiente (enlatados, frutas o desecados).

– Para descongelar alimentos, colóquelos dentro de la heladera, utilice el microondas o sumérjalos en un flujo continuo de agua fría (debajo de la canilla). No los descongele a temperatura ambiente.

– Fuera del hogar no consuma jugos, bebidas o helados de procedencia desconocida.

– No consuma alimentos en puestos callejeros que no tengan provisión de agua potable.

– Conserve los huevos en su envase original y refrigerados. No compre aquéllos que tengan la cáscara sucia o rota. Lávelos bien en el momento de cocinarlos. Evite las comidas, salsas o postres preparados con huevos crudos.

– Si recolecta moluscos bivalvos, asegúrese de que no sea tiempo de veda por marea roja.